"Uno de los principales problemas con el que nos hemos enfrentado es la atención y el proceso de cuidados en el ámbito comunitario con pacientes crónicos de Salud Mental, especialmente con niños y adolescentes"

Entrevista a Francisco Megías, presidente de la Asociación Española de Enfermería de Salud Mental (AEESME)

¿Cuál es la principal problemática a la que han tenido que enfrentarse en estos meses marcados por la COVID-19?

Uno de los principales problemas con el que nos hemos enfrentado o encontrado en el ámbito de la psiquiatría y Salud Mental ha sido, y sigue siendo, en la atención y el proceso de cuidados en el ámbito comunitario con pacientes crónicos de Salud Mental y muy especialmente con niños y adolescentes. El aislamiento de personas es siempre negativo si bien, en este caso hay un mandato superior que es la obligación que tenemos todos de cumplir con dicho aislamiento para prevenir los contagios y ello se dificulta en este grupo de pacientes que muchas veces tienen necesidad de pasear, lo que obligaría a que pudiesen salir de sus domicilios; la confinación ha supuesto un gran esfuerzo en la convivencia diaria, lo que conlleva un desgaste intrafamiliar en sus relaciones. Las enfermeras especialistas en Salud Mental, con otros profesionales están en primera línea trabajando con los pacientes y apoyando directamente a sus familias.

¿Cómo ha condicionado la pandemia su trabajo y la situación de los pacientes?

Ahora estamos elogiando la posibilidad del teletrabajo, pero permítame que le diga que siendo esto importante, en el ámbito de la Salud Mental se puede convertir a su vez en un problema. Llevar a cabo la acción de cuidar requiere inexorablemente el poner en marcha todos los elementos de la comunicación humana que posibiliten una relación positiva: el trato directo, el contacto visual y físico, las expresiones verbales, el semblante... etc son elementos imprescindibles en el trato con las personas; otros medios de comunicación tendremos que seguir utilizándolos en la medida que la situación de pandemia lo requiera pero las enfermeras de Salud Mental, también otros profesionales, esperamos que esta situación pase cuanto antes y podamos cumplir el cometido profesional que la sociedad nos encomienda con el rigor de siempre.

En vista de las necesidades, ¿qué estrategias han planteado para garantizar la mejor atención a sus pacientes?

Como decía antes, las estrategias en este momento pasan por el teletrabajo, utilizando los medios más cercanos para con las personas diagnosticadas de problemas de Salud Mental y sus familias; unas y otras necesitan apoyo directo que debe ser reglado en cuanto a frecuencia y tiempos de dedicación. Además, siendo consecuentes con las características psíquicas de estas personas, se aconseja que se les permita pasear algún tiempo en zonas cercanas a su domicilio acompañadas de un familiar o de personas del ámbito del voluntariado social.

¿Qué aprendizaje ha de extraerse de esta situación coyuntural para aplicarla en un escenario estructural?

Entiendo que los profesionales estamos aprendiendo a que las situaciones de salud y bienestar o calidad de vida pueden cambiar en un corto tiempo y de una manera drástica. Esto puede parecer que todo el mundo lo sabe, sin embargo, realmente la pandemia nos ha enseñado la necesidad de estar preparados desde el punto de vista profesional, disponiendo de los servicios adecuados y del material pertinente para enfrentarse a una situación tan imprevista. Siendo muy importante que los profesionales cuiden su estabilidad emocional para poder enfrentarse a situaciones difíciles e inesperadas.

¿Qué opinión le merece una iniciativa como el Congreso Nacional COVID-19?

La iniciativa de organizar este Congreso a nosotros nos parece muy positiva y esperamos que podamos participar en otras ediciones en el futuro. Creo que es un buen espacio para exponer el trabajo que se ha venido haciendo desde el punto de vista de la prevención, la atención y los cuidados. Ello redundará en intercambios de experiencias haciendo propuestas de mejora para el futuro.